Actuamos conjuntamente con cientos de millones de personas de todo el mundo comprometidas con la justicia climática, la transformación económica, la igualdad, los derechos humanos, el medio ambiente, la justicia de género y los derechos de las personas trabajadoras, de la infancia, de las personas refugiadas, de los pueblos indígenas y de las comunidades religiosas. #StandTogether

Protester

Creemos que es hora de que las personas con capacidad de decisión que asisten a la reunión anual en Davos del Foro Económico Mundial declaren una emergencia climática en sus respectivos países y empresas, y tomen con urgencia las medidas necesarias para proteger a la humanidad y nuestro planeta.

Para limitar el calentamiento global a 1,5 ºC, debemos reducir a la mitad las emisiones globales en 2030 y llegar al cero neto en 2050.

Gobiernos, empresas, inversionistas y sociedad civil deben colaborar rápidamente para transformar nuestro sistema económico antes de que termine la década, a fin de detener el caos climático abordando al mismo tiempo la desigualdad y defendiendo los derechos humanos y laborales.

Para llevar a cabo una transición justa para las personas trabajadoras y las comunidades debemos:

Poner fin a la búsqueda y extracción de combustibles fósiles

Eliminar de forma gradual y rápida su búsqueda, su extracción y su uso; los países de ingresos altos deberán hacer las reducciones más rápidas y los inversionistas, desinvertir en combustibles fósiles.

Poner fin a las subvenciones a combustibles fósiles

Redistribuir los 5,2 billones de dólares estadounidenses en subvenciones a combustibles fósiles para apoyar energías renovables y fomentar sistemas de protección social.

Hacer que quien contamine pague

Fijar un precio significativo a la contaminación y hacer que los emisores paguen el coste real de sus actividades para la salud humana y el medio ambiente.

Creemos que es hora de construir un futuro floreciente, regenerativo y más igualitario en el que haya justicia de género y no deje a nadie atrás. Esto exigirá que las empresas cumplan las leyes que respetan los derechos humanos y el medio ambiente, trabajen de un modo transparente y responsable para implantar medidas transformativas y ejerzan la diligencia debida para identificar, revelar y abordar los impactos negativos.

Sin este liderazgo, el foco de este 50º Foro Económico Mundial en Davos en “partes interesadas por un mundo cohesivo y sostenible” sonará a falso y no podremos alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible en 2030.

Al comienzo de esta década decisiva, es hora de que los gobiernos y las empresas que se reúnen en Davos decidan si están del lado de la humanidad y por nuestro futuro común.

Descargar PDF Size: 775kB

Para medios u otras consultas relacionadas, envíenos un correo electrónico

Ice cap